Hablemos de frutos… secos

Mucho se ha hablado de los beneficios que poseen el consumo de frutas para el organismo, y por supuesto para la dieta diaria. Sin embargo, cuando se trata de frutos secos, el tema parece complicarse. Por un lado se encuentran los promotores y quienes apoyan su consumo, argumentando sus propiedades de alimenticias mientras que de la acera del frente las principales acusaciones recaen en su alto contenido de grasas. ¿Quién tiene la razón? Júzgalo Por tu cuenta.

¿A que llamamos frutos secos?

Se denominan así a aquellas semillas, que siendo comestibles, se encuentran cubiertas por una concha dura y seca, denominada cascara. Entran en esta categoría, muchos alimentos que tal vez no sospechábamos además de las siempre conocidas: nueces, avellanas, castañas y maníes.

Otros que también entran en este subgrupo, son pues: las semillas de sésamo, de girasol, ajonjolí, pistacho, y además aquellos derivados de las frutas desecadas, tales como las ciruelas, uvas pasas, orejones, dátiles, higos secos y similares.

Respecto al debate en relación a las grasas. Ciertamente, estos frutos poseen un alto contenido de las mismas, pero recordemos que son de origen vegetal y no animal, por lo cual son denominadas grasas benignas, ya que no poseen colesterol y por lo tanto son beneficiosas en la lucha contra el colesterol malo.

Pero además de todo ello, estas grasas que se encuentran en los alimentos secos, son de tres tipos, las saturadas (especialmente en cacahuetes), las monoinsaturadas, y especialmente las poliinsaturadas, que son esenciales para nuestro organismo, y que sin embargo no somos capaces de producirlas por nuestra cuenta, sino que las estaremos de los alimentos.

Así, pues ya conoces las verdades acerca del contenido graso de los frutos secos. Ahora, no está demás descubrir un poco más en relación a otros beneficios que los mismos ofrecen al organismo, que vale mencionar no son pocos.

Aporta gran cantidad de nutrientes

Tales como hierro, potasio, fósforo y azufre, además de vitaminas B, cuya ausencia pueden desencadenar anemia en el organismo.

Ataca las enfermedades cardiovasculares

Esto sucede gracias a la ausencia de colesterol que ya mencionábamos anteriormente. Y es que gracias a su riqueza en grasas mono y poliinsaturadas y sustancias antioxidantes (vitaminas A, C, E y selenio), protege la función endotelial y previene las afecciones de tipo cardiovascular.

Desintoxicante, dietético y diurético

Aunque para muchas personas, pudiese resultar ilógico que los frutos secos posean estas funciones, lo cierto es que es así. Gracias a que cuenta con un alto contenido en fibra, por lo cual además, estimula sensación de saciedad al consumirlas, ideal para quienes hacen dieta. Así mismo, ralentiza la absorción de glucosa en el intestino y mejora la circulación intestinal.

Estimula el estado de ánimo

Gracias a su contenido en magnesio y potasio, es capaz de reducir los niveles de ansiedad y estrés. Además, que mejora los estados de ánimo.

Fortalece la salud dental

Lógicamente, para ello no tienes que morder su cascara, a menos que la ausencia de dientes sea la nueva definición de salud dental óptima. Pues bien, los índices de fosforo, presentes en los frutos secos, son idóneos para preservar el estado de los dientes.

Entretiene el apetito

Si bien, en estado de hambre las personas no discriminan la comida, cuando lo que existe es apetito o antojo de comer algo en específico, entonces los frutos secos son la opción ideal, puesto que el tiempo se pasará tan sólo intentando quitarles la cascara, así que su proceso de consumirlos, es toda una experiencia.

Depurando tu cuerpo a diario

Regularmente, las personas procuran cuidar su salud solo cuando sienten que la misma está en riesgo, o hay un llamado de alerta médico. Aunque lógicamente, existe un gran número de personas que están conscientes de la importancia de un cuerpo sano, y se enfocan a mantenerlo así.

No obstante, casi todos en general, cometemos un error u omisión y es que creemos que con evitar ciertos alimentos en nuestra dieta alimenticia diaria y algo de ejercicios, es suficiente, pero la verdad es que esto no es del todo cierto.

Día a día, nuestro cuerpo se encuentra expuesto a agentes agresores del medio, toxinas, radicales libres, impurezas y demás que se van alojando en el organismo, y en el momento menos pensado, pueden dar pie a alguna enfermedad dentro del mismo.

Es por ello, la importancia de procurar cada cierto tiempo (lo recomendable es cada 6 meses), realizar una dieta desintoxicante y depurativa, que libere al organismo de todos estos dañinos elementos antes de que se conviertan en una pesadilla. Ahora, ¿y si te dijera que ciertos alimentos son depurativos? seguramente no es nada novedoso, y ya sabias de ello.

Pero, quizás lo que desconocías, es que existen algunos que puedes consumirlos a diario, sin que afecten tu peso corporal, y con ello no sólo eliminarías sino que a la larga, evitarías que dichas toxinas se alojaran en el cuerpo. Interesante ¿cierto?

Superalimentos Detox

Pues bien, ya sabemos que la Chía es el superalimento del momento en estos casos, pero tampoco es necesario saturarte de dichas semillas a diario, cuando se tienen otras muy buenas opciones.

Ghee

Conocida popularmente como la mantequilla clarificada, esa que también es altamente recomendada para las personas que llevan una dieta libre de gluten. Se trata de un alimento excelente para luchar contra el estreñimiento, incrementando la capacidad de funcionamiento del aparato digestivo, con lo cual se favorece no sólo la excreción adecuada de toxinas sino también la absorción de nutrientes y su adecuada asimilación.

Hierba de trigo

En este caso, se trata de la hierba en su condición verde, es decir cuando sus hojas aún están verdes. Nuevamente, es idóneo para las personas celiacas, por su ausencia de gluten. Pero es que además, inhibe la formación de radicales libres, limpia los intestinos y el sistema linfático, expulsando además los metales pesados del cuerpo.

Lentejas coral

Sumamente utilizadas en la India, se trata de una legumbre sin piel que ofrece gran cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales al organismo, por lo cual ayuda en el combate frente a los radicales libres.

Chlorella

En el mundo fitness, ya es muy popular, aunque no así para el resto de los mortales. Se trata pues, de una microalga asiática, cuyo contenido clorofílico es 15 veces mayor al que poseen las espinacas. Favorece pues la pérdida de peso además de la desintoxicación del organismo de metales pesados.

Daikon

Hortaliza de origen japonés, familia de las coles, rábano, brócoli y demás, aunque en apariencia se pueda asemejar a un tubérculo. Posee un alto contenido de fibras, actúa como alcalinizante, diurético y aporta valor vitamínico y mineral al organismo.

Si estás a dieta, endulza tu cuerpo con chocolate

Seguramente, al leer este título, pensarás que estoy al borde de la locura, ¿a dieta y comiendo chocolate? ¿Con la cantidad de calorías y grasas que debe tener? ¿Cierto? Cuando todas tus amigas, incluso puede que hasta el entrenador del gym te señalaron puntualmente que deberías mantenerlo al margen de tu dieta, si acaso no de tu vida, si querías mantener tu balanza en orden.

Pues, entonces querrás saber (sobre todo tu eres chocoadicta), que se ha comprobado de forma científica que el chocolate por sí solo no sólo no es perjudicial para las personas en dieta, sino que por el contrario, ofrece múltiples beneficios a niveles orgánicos, físicos y afectivos. Claro está, si tomas en consideración algunos factores en específico.

Lo que debes saber del chocolate y la dieta

Lógicamente, el chocolate, al igual que la mayoría de los alimentos que consumimos, en cantidades moderadas, no hacen daño al organismo, son los malos hábitos alimenticios y de sedentarismo, los que causan estragos en el peso corporal, así que eso de que el chocolate engorda por mi sólo, no es más que un mito.

Sin embargo es prudente aclarar, que existe una modalidad de este manjar negro que resulta más beneficioso al organismo. Y es que la gran mayoría de los chocolates que se comercializan en la actualidad, incluyen una mezcla de leche y azucares para hacerlos más atractivos y ¿Por qué no? Adictivos.

Entonces, lo más recomendable es dejar este tipo de chocolate de lado, si se desea mantener o disminuir las tallas de ropa, y mejor optar por su versión oscura, o también llamado chocolate amargo, que al contener un 70% o más de pureza en relación al cacao, las cantidades de azucares quedan reducidas considerablemente, y con ellas su efecto en el organismo.

Beneficios del consumo de chocolate amargo

Ahora bien, no se trata sólo de que se ha roto el mito generalizado de que el chocolate influye en el aumento de peso, sino que gracias a numerosos estudios, se ha podido demostrar, que en realidad son muchos los beneficios que otorga al organismo, de tal manera que la recomendación es incluirlo en nuestra dieta.

Es un alimento fruitivo

Es decir, su consumo causa placer, aun cuando se piense que no tienen beneficios alimenticios. Es por ello, que en casos de melancolía y tristeza, se recomienda su consumo. Este mecanismo de acción, se debe a la presencia de feniletilamina, perteneciente a la familia de las anfetaminas, que induce estados de excitación (en exceso puede causar insomnio).

Ayuda a adelgazar

Esta aseveración ya ha sido comprobada por científicos de la Universidad de California, el proyecto europeo Helena (hábitos alimenticios en adolescentes) e incluso por un estudio reciente publicado en el International Archives of Medicine a cargo de un grupo de investigadores alemanes. Quienes incorporaban chocolate amargo a su dieta, reducen su cantidad de grasa corporal.

Mantiene a raya al envejecimiento

Gracias a la presencia de antioxidantes que atacan a los radicales libres, que amenazan a la piel.

Y muchas cosas más

Es cardiotónico, es decir ayuda a prevenir las enfermedades cardiacas, regula la presión arterial, ayuda en la ansiedad, depresión y fatiga, pero además combate las células cancerígenas. ¿Deseas más razones? ¡A comer chocolate!